Hombres se follan a un monja en una secta

Esta mujer lleva ya varios años de celibato, hasta que se ha dado cuenta de que su deseo es mayor que su represión, por lo que se debe de acostar con chicos para poder desatar su lujuria. Se ha encontrado con 3 hombres de la iglesia que están deseando poder frotarle sus pechos. La han desnudado, la han abierto bien de piernas y se la han metido mientras le daban unos azotes. Ella declara que nunca el pecado había sentado tan bien.

Deja un comentario