Gorda se masturba con un vibrador a su medida

Esta mujer se ha cansado de su anterior vibrador; y es que era tan pequeño que no sentía nada interesante. Es por ello, por lo que se ha comprado un aparato nuevo, mucho más gordo, de color carne, lo que le confiere un aspecto muy similar al de una polla. Nada más llegar a casa, se ha abierto bien el coño y se la ha metido por completo, descubriendo todo el placer que le daba y hasta llegando al orgasmo final.

Deja un comentario